Cuando llega el verano, el contar con una piscina privada ofrece una serie de ventajas frente a quienes tengan que acudir a las piscinas públicas para disfrutar del agua. Este privilegio es aún más relevante en estos momentos, cuando la irrupción de la pandemia provocada por la COVID-19 obliga a mantener unas distancias en relación con el resto de personas, también en los centros recreativos.

Para gozar del agua cuando quieras

Contar con una piscina particular te va a permitir poder refrescarte todos los días de la semana y cuando quieras, sin necesidad de tener que someterte a ningún horario. Evitarás aglomeraciones, colas o encontronazos con otros bañistas mientras nadas, cosa que puede ocurrir con cierta frecuencia en las piscinas públicas.

Al tratarse de propiedad privada, puedes invitar a tu piscina a aquellas personas que prefieras, por lo que una piscina puede ser un buen acompañante para una celebración o fiesta particular, sobre todo si han de acudir niños.

Nadar, bucear o practicar acuagym sin ser molestado es todo un privilegio para cualquier amante de alguno de estos deportes. Además, el contar con una piscina privada en casa permite personalizar la decoración o el entorno. Se pueden conseguir ambientes íntimos y especiales colocando lámparas solares que se iluminen en la oscuridad o habilitar zonas de descanso con sombrillas y asientos.

Por último, si tienes una piscina particular, evitarás contraer algunas de las enfermedades comunes de esos lugares, como los hongos en los pies o la diarrea. En estos momentos, es muy importante evitar aglomeraciones para poder prevenir contraer la enfermedad provocada por la COVID19, que ha provocado la pandemia en la que nos encontramos.

En Tu piscina S.L. llevamos a cabo tanto el diseño de piscinas como el mantenimiento y reforma de tu piscina privada. Contamos con profesionales que son perfectos conocedores del sector y utilizamos materiales de primera calidad.

¡Infórmate!

×