En la actualidad, las piscinas de agua salada están adquiriendo muchos adeptos. Y es que son una estupenda alternativa a las tradicionales y con muchas ventajas. Pero, como todo también tiene sus inconvenientes. Si estás pensando en poner una piscina de agua salada en tu jardín, toma nota de sus ventajas y desventajas y elige con acierto.

Ventajas de las piscinas de agua salada

¿Estás dudando sobre si elegir una piscina de agua salada o la convencional de toda la vida? ¿No conoces mucho acerca de este tipo de piscinas? Vamos a hacerte un repaso por sus principales ventajas:

Menos problemas de salud

Al no llevar cloro evitarás las molestias típicas que muchas personas suelen tener en las piscinas de toda la vida como las irritaciones en la piel o en los ojos, el cabello estropeado y ese olor que te desagrada tanto.

Ahorro de dinero

Las piscinas de agua salada llevan menos productos químicos, lo que supone un ahorro de presupuesto. Si quieres economizar en los gastos de jardín, con este tipo de piscinas lo vas a notar. Además, la sal que llevan es cloruro de sodio, sal común, por lo que el dinero que tendrás que invertir será realmente bajo.

Bueno para el medio ambiente

Las piscinas de agua salada no contienen tantos químicos y además en ellas lo que se genera es hipoclorito que vuelve a convertirse en sal, con lo cual resulta bastante respetuoso con el medio ambiente.

Fácil mantenimiento

El mantenimiento en este tipo de piscinas es mucho menor que en las convencionales. Tendrás tiempo libre para otras tareas. Recuerda que tienes que observar el nivel de sal y limpiar la cantidad que se acumula en la celda una vez cada tres meses.

Consumo eléctrico menor

El coste eléctrico del clorador salino es muy bajo, por lo que no tendrás que temblar con la llegada de la factura cada mes. Un factor que importa cada vez más a los usuarios desde la subida del precio de la electricidad en los últimos tiempos.

 

Desventajas de las piscinas de agua salada

Aunque como hemos podido comprobar las piscina de agua salada tienen muchas ventajas, también tienen su parte negativa:

El agua salada no gusta a algunos

Aunque el agua de este tipo de piscinas es menos salada que el agua marina, es cierto que a muchas personas no le gusta la sensación que dejan sobre la piel. Piensa bien en esta cuestión y lo que supone para ti.

Coste de instalación

El coste de instalación de este tipo de piscinas suele requerir de un presupuesto mayor. No obstante, a la larga y con el ahorro de productos químicos, recuperarás lo invertido.

 

Ahora que ya conoces las ventajas y desventajas de las piscinas de agua salada, tú decides si escogerla u optar por la tradicional de toda la vida. En todo caso, construye tu piscina con Tu Piscina SL, la única empresa capaz de trabajar con grandes constructoras.

 

×

Powered by WhatsApp Chat

×