El limpiafondos de piscina es uno de esos instrumentos imprescindibles en el día a día de quien tenga una. Tener una piscina que no esté correctamente higienizada es tener un foco de infección. No solo eso, sino que nadie querrá bañarse en ella por su aspecto. No obstante, limpiar una superficie así puede llegar a ser una tarea ardua. Si quieres saber cómo hacerlo, continúa leyendo. Como expertos del sector, sabemos qué hacer frente a esta tarea.

 

¿Cada cuánto tengo que limpiar el fondo?

Una de las preguntas más comunes es cada cuánto se debe realizar este tipo de limpieza. La respuesta es bastante sencilla: siempre que el fondo esté sucio. Mas es recomendable realizar limpiezas semanales para prevenir cualquier situación desagradable. Si se llevan a cabo estos procedimientos cada poco tiempo, la piscina se mantendrá en mejores condiciones.

Si marcas un momento de la semana para realizar estas limpiezas, te será mucho más sencillo porque lo tomarás como rutina. Lo primero que debes hacer, a la hora de pasar el limpiafondos de piscina, es asegurarte de que el agua no está en movimiento. Para esto, es fundamental que esté vacía. Es decir, el primer paso siempre es sacar a todas las personas del agua. Tras esto, solo necesitarás tener a mano tu limpiafondos manual y, a ser posible, una depuradora en tu piscina. Gracias a este elemento, conseguirás filtrar el agua y mantenerla limpia durante más tiempo.

 

¿Cómo lo uso correctamente?

Después de esta preparación inicial, debes proceder a poner en marcha el limpiafondos. El uso del limpiafondos de piscina es muy similar al de un aspirador tradicional, de ahí que sea tan sencillo de usar. Para conectarlo, lo primero que debes hacer, con el motor apagado, es configurar las llaves del limpiafondos. La del limpiafondos debe quedar abierta. Tras esto, podrás encender el motor y conectar la manguera tanto a la toma de aspiración como al cepillo.

Una vez hecho esto, podrás introducir el cabezal dentro de la piscina e ir aspirando toda la suciedad. Con el cabezal normalmente no solo consigues aspirar, sino que también puedes rascar con el cepillo que suele incorporar. Es interesante que tengas la depuradora conectada, para que el filtro vaya eliminando la suciedad.

Si comienzas por la parte más baja de la piscina, te resultará mucho más cómodo. Además, debes tener en cuenta que es un proceso lento y que se tiene que realizar despacio. De otra manera, harás que la suciedad se mueva y el agua se vaya enturbiando. Esto podría dificultarte la visión y hacer que el procedimiento sea más complicado. La mejor forma de usar el limpiafondos de piscina es dedicarle un tiempo, e ir poco a poco eliminando cualquier mancha o turbiedad.

En casos en los que el agua lleve mucho tiempo sucia, se debe usar también un tratamiento químico de forma complementaria. Mediante productos específicos, se conseguirá devolver el agua al estado natural. No hay nada como una piscina limpia para poder disfrutar en condiciones de un relajante chapoteo.

 

La importancia de un buen funcionamiento de tu piscina

Mantener una piscina en las condiciones apropiadas es mucho más sencillo que tener que rehabilitarla. Lo mismo sucede con la limpieza, que es más asequible cuando se mantiene a lo largo del tiempo. Si estás interesado en llevar un correcto funcionamiento de tu piscina, en este post explicamos con detenimiento cómo se puede hacer.

En muchas ocasiones, puede resultar imposible conservar la piscina en buen estado. Puede ser por falta de tiempo o por no saber usar correctamente un limpiafondos de piscina. Si te encuentras en esa situación, no dudes en contactar con nosotros y te ayudaremos.

×

Powered by WhatsApp Chat

×